Descripción y objetivos del Proyecto Monachus

Los primeros trabajos de GREFA con el buitre negro se remontan a los años 80, cuando en colaboración con LPO BirdLife, se trasladaban buitres negros desde España a Francia para su reintroducción en este país. En 1992, da comienzo el “Proyecto Monachus” para desarrollar estudios de las pautas dispersivas y comportamentales marcando buitres negros con emisor terrestre y posteriormente GPS, obteniendo información sobre las áreas seleccionadas por los buitres negros fuera de sus zonas de distribución, en lugares donde estaba extinto. Una información que nos ayudó a determinar la ubicación del primer proyecto de reintroducción de buitre negro en España, concretamente en la RNC de Boumort, en el prepirineo de Lleida.

Los estudios realizados en el “Proyecto Monachus”, que consisten en el marcaje radiotelemétrico de pollos no volantones y algunos ejemplares rehabilitados en Centros de Recuperación, para su posterior seguimiento, con la finalidad de obtener datos acerca del período de dependencia y, sobre todo, de la dispersión juvenil de esta especie; demostraron que más de un 50% de los animales radiomarcados (fuera de las áreas de cría y de los circuitos habituales entre estas zonas y las de alimentación) se localizaban en este cuadrante, con más de medio millar de contactos de radio, una vez terminado el periodo de dependencia e iniciado el periodo de dispersión. En las áreas predispersivas, generalmente cercanas al área natal, suelen coincidir los pollos de la misma colonia. Una vez terminado el periodo predispersivo, se producen los grandes desplazamientos, donde los jóvenes tienden a individualizar sus movimientos, sobre todo en el primer año. Es este el momento en el que se produce la mayor querencia por las áreas que van conociendo.

Este proyecto comenzó en 2007, logrando actualmente el objetivo de recuperar la especie en Cataluña y comunicar la población ibérica y francesa. Tras el éxito de este programa, en 2015 comenzamos un nuevo proyecto de reintroducción en la Sierra de la Demanda (Burgos) con el objetivo de continuar recuperando las poblaciones extintas de buitre negro en el norte peninsular.

Información detallada de las dos áreas de actuación del proyecto:

 

Acciones integradas en el proyecto

Pollo de buitre negro recién alimentado.1. Obtención de ejemplares

CENTROS DE RECUPERACIÓN DE FAUNA SALVAJE
GREFA recupera y recibe buitres negros ingresados en CRAS de España, aptos para su liberación. Tras un periodo de socialización, los ejemplares son trasladados a las instalaciones de aclimatación de la Sierra de la Demanda.

CRÍA EN CAUTIVIDAD
El Centro de Cría en Cautividad de GREFA cuenta con un stock reproductor de 5 parejas de buitres negros. Los huevos son sustituidos por unos de escayola e incubados artificialmente. A los seis días de nacer, el pollo sustituye al huevo de escayola y es criado de forma natural por sus padres hasta que es trasladado al punto de reintroducción.

 

 

 

Instalación de hacking de buitres negros en la Sierra de la Demanda.2. Métodos de liberación

ACLIMATACIÓN
Los buitres procedentes de recuperación son mantenidos durante 9 meses en la instalación de aclimatación, construida en la zona de liberación, para que reconozcan su futuro territorio, favoreciendo así su asentamiento en la zona una vez sean liberados.

HACKING O CRIANZA CAMPESTRE
Los pollos nacidos en cautividad son trasladados al hacking cuando tienen 75 días de edad, donde son alimentados y controlados hasta que abandonan el hacking de forma independiente.

 

 

 

 

 

El equipo veterinario de GREFA revisando uno de los ejemplares de buitre negro antes de su reintroducción.3. Atención clínica y control sanitario de la población

Todos los ejemplares que serán liberados, así como los buitres negros nacidos en estado salvaje, son atendidos por veterinarios, sexados y sometidos a un control sanitario mediante la toma de muestras sanguíneas y coprológicas.

 

 

 

 

 

Colonia de buitres en el PAS de Boumort.4. Gestión de Puntos de Alimentación Específicos (PAE)

Se gestionan puntos de alimentación donde la tipología de aportes consiste en piezas pequeñas y bien dispersas para favorecer el asentamiento de buitres negros, quebrantahuesos y alimoches, y evitar la competencia con otras especies no objetivo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Colocación del radiotransmisor de uno de los buitres negros.5. Seguimiento terrestre y monitorización telemétrica

Todos los ejemplares son radiomarcados con emisor GPS para conocer sus movimientos, realizar estudios, detectar amenazas y actuar eficazmente frente a eventos de mortalidad. Se realiza el seguimiento a pie de campo de los ejemplares liberados y de las parejas para conocer la productividad y controlar el desarrollo de los pollos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Trabajadora del equipo de educación de GREFA durante una exposición para alumnos visitantes del centro.6. Educación y sensibilización

La función de las carroñeras en el ecosistema, así como su biología, amenazas y acciones para su conservación, son difundidos a la población mediante charlas, visitas de escolares, organización de jornadas, apadrinamiento de buitres negros y acciones de voluntariado.

 

 

 

 

 

 

 

Puesta en común del proyecto con ganaderos.7. Fomento de la participación de ganaderos y cazadores

Estos dos sectores son clave para la supervivencia de las especies que habitan en los ecosistemas donde desarrollan su actividad. El Proyecto Monachus integra acciones dirigidas a buscar la aceptación y colaboración de ambos sectores en la conservación de las aves carroñeras, fomentando su participación activa en el proyecto.

 

 

 

 

 

 

 

Logo del Proyecto Monachus.8. Plan de comunicación y difusión del proyecto

Las acciones, avances y resultados del proyecto, son difundidos a la población a través de la web, redes sociales, networking, medios de comunicación y edición de diferentes materiales de difusión.