Durante la primera semana de julio hemos marcado con emisores GPS los cuatro primeros pollos de buitre negro nacidos este año en la Reserva Nacional de Caza de Boumort (Lleida), en el marco de la reintroducción de esta especie en el Pirineo catalán iniciada en 2008. En los próximos días haremos lo propio con el quinto pollo (más pequeño que los otros), nacido esta temporada en la colonia. Más de diez pollos han nacido en Boumort en 2016 y 2017, lo que refleja la gran proyección de este núcleo de buitre negro y del proyecto que vela por su mantenimiento.

El primer pollo que nació este año es hijo de “Bruna” y “Corneli”, una pareja veterana que cría desde el año 2011 y que desde entonces ya ha sacado adelante tres pollos. Se da la circunstancia de que esta pareja ha cambiado de territorio dentro de la reserva de Boumort. El segundo es de otra pareja experta, “Pessonada” y “Oriol”, que está criando este año su tercer pollo.

El proceso de cría del buitre negro es de los más delicados entre las rapaces y no todas las parejas lo llevan con la misma facilidad. El mayor avance del año 2017 con respecto a la temporada reproductora de esta colonia se verifica con dos parejas que llevaban varios años intentando criar sin éxito y que por fin cumplen, dicho sea de paso con mucha dedicación y delicadeza, su papel de reproductores. Después de haber fracasado desde el año 2014 “Muga” y “Neo” ya son por fin padres. Por otra parte “Gata” y “Foix” también tienen pollo. Es otra gran sorpresa porque esta pareja, anteriormente bastante inestable, no consiguió terminar con éxito su proceso de incubación en los dos años anteriores en que lo intentaron.

 

Toma de muestras del pollo de “Pessonada” y “Oriol” durante el operativo de marcaje con GPS.

 

El pollo de “Muga” y “Neo”, tras su marcaje con GPS, con el emisor visible al dorso.

 

Catorce parejas formadas

Los cuatro pollos se marcaron con unos 80 días de vida. Fueron equipados con emisores GPS de satélite y telefonía móvil aportados como viene siendo habitual por GREFA y acoplados a su espalda con un arnés confeccionado a medida por un técnico especializado del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), Víctor García, que fue secundado por Agentes Rurales de la Generalitat de Cataluña especializados en trabajos en altura, de gran ayuda para acceder a los nidos. Además de GREFA, también participaron en el operativo Trenca y el personal de la reserva de Boumort. La veterinaria de GREFA encargada de realizar un chequeo completo de los cuatro pollos ha podido comprobar su buena condición física. Hizo muestras que permitirán exámenes más completos para conocer el estado de salud y determinar el sexo de estos animales, que además del GPS fueron devueltos a sus respectivos nidos con anillas oficiales y de lectura a distancia.

 

Momento del marcaje del pollo de “Gata” y “Foix”, bajo la coordinación de Víctor García, del MAPAMA.

 

En este año 2017, doce de las catorce parejas de buitre negro formadas en Boumort a inicios de la temporada realizaron la puesta. Nacieron siete pollos, de los cuales cinco siguen vivos. En cuanto alcance la edad adecuada, el pollo restante será también marcado. El proyecto de reintroducción del buitre negro en los Pirineos está promovido por la Generalitat de Catalunya (a través del Departament d’Agricultura, Ramaderia, Pesca i Alimentació y el Departament de Territori i Sostenibilitat). GREFA y Trenca participan en el asesoramiento y la ejecución del proyecto, junto con el personal de la Reserva Nacional de Caza de Boumort. La Obra Social “la Caixa” (vía convenio con la Generalitat de Catalunya) y REE participan de manera destacada en la financiación del proyecto desde sus inicios.